esen
  • slider-1.jpg

Líneas temáticas

Igualdad de género e inclusión social

Reflexiones sobre políticas, experiencias y prácticas educativas inclusivas para la igualdad de oportunidades y empleabilidad en contextos diversos en un contexto de crisis sanitaria globalizada. La COVID-19 como oportunidad para la reflexión sobre los avances alcanzados en el empoderamiento de mujeres y niñas en contextos de educación formal y no formal. 

Líneas o áreas para reflexionar y enviar los trabajos: 

    • Las tecnologías como herramientas para la praxis educativa y laboral en clave de género: la brecha digital y el teletrabajo. 
    • La feminización de los cuidados y su impacto económico, social y sanitario. 
    • La corresponsabilidad como instrumento de conciliación: teoría y práctica ante la crisis sanitaria.
    • Propuestas desde el ecofeminismo para la sostenibilidad.

Interculturalidad y población vulnerable

La educación es una fuerte herramienta para fomentar la inclusión de grupos y poblaciones que se encuentran en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social como las personas sin hogar, parados de larga duración, migrantes, drogodependientes, población gitana, presos y expresos, tutelados y extutelados o habitantes de barrios marginales y/o deprimidos. La crisis sanitaria generada por el COVID-19 ha afectado especialmente a esta población aumentado aún más las desigualdades de acceso a los bienes y servicios. Igualmente, los discursos sociales/políticos afectan gravemente a la imagen social ya dañada de una población que necesita más que nunca ser atendida en todos los ámbitos educativos, sociales y laborales para conseguir una verdadera inclusión social.

Líneas o áreas para reflexionar y enviar los trabajos: 

    • La justicia social, los derechos humanos y la reinserción social/laboral.
    • La prevención, intervención o seguimiento de grupos vulnerables en la educación formal, no formal e informal y en contextos comunitarios.
    • Atención de grupos interculturales y/o vulnerables en todas las etapas educativas (fracaso o abandono educativo, reincorporación formativa, acceso a la formación, etc.).
    • Identificación de factores de riesgos y propuestas de intervención.

TIC y diversidad funcional cognitiva. Transición digital y educación inclusiva

A pesar de que los valores fundamentales, tanto de las sociedades democráticas como de los sistemas educativos más reconocidos, se han ido posicionando tradicionalmente en la defensa de una atención educativa centrada en las necesidades de todos y en la individualidad de cada ciudadano, muchas personas siguen encontrando serias dificultades para superar las distintas barreras que impiden su participación y que aumentan su riesgo de exclusión social. En el abordaje de estos obstáculos, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pueden adquirir su mayor expresión, mediante el diseño de medios y recursos tecnológicos cada vez más accesibles para atender la diversidad de características, necesidades e intereses que se pueden presentar.

Se incluyen en esta línea temática a todas aquellas comunicaciones que contemplen cuestiones relacionadas con experiencias de innovación, estudios y buenas prácticas de docentes… que muestren la conexión entre TIC y diversidad funcional cognitiva.

Líneas o áreas para reflexionar y enviar los trabajos: 

    • Accesibilidad de las TIC y diversidad funcional cognitiva.
    • Aplicaciones TIC para atender la diversidad funcional cognitiva.
    • Inclusión digital en la educación.
    • Diseño universal para aprender.
    • E-learning inclusivo.
    • Transición digital.

Agenda 2030 y los ODS

La reciente crisis sanitaria mundial del COVID-19 está siendo una consecuencia extrema del desequilibrio planetario en el que estamos inmersos. La pandemia nos está mostrando la necesidad de hacer las cosas de otra manera. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se presenta como plan de acción universal y transformador que desde sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pretende dar respuesta a los altos niveles de inequidad, injusticia e insostenibilidad. En este documento se hace un llamamiento concreto a la acción hacia la inclusión. Dos de los principios concretos en los que se sustenta hacen especial alusión a la búsqueda del beneficio de todas las personas, sin dejarse a nadie atrás. Esto no será posible sin el compromiso colectivo y la participación de todos los sectores de la sociedad, donde la comunidad educativa, indudablemente, toma un papel relevante, al configurarse como factor esencial para la generación de cambios más sostenibles en nuestra sociedad.

Líneas o áreas para reflexionar y enviar los trabajos: 

    • La Agenda 2030 y los ODS como eje vertebrador de las acciones y decisiones sociales y educativas
    • La participación de la Universidad como factor esencial para el cumplimiento de la Agenda 2030 y los ODS
    • Educación para la sostenibilidad en el contexto universitario.
    • Identificación de obstáculos en el cumplimiento de la Agenda 2030 y propuestas de intervención desde las diferentes áreas.
    • Experiencias y buenas prácticas en la implementación de los ODS en la esfera socioeducativa.

Ciudadanía activa e intergeneracionalidad

Nuestras sociedades hoy están conformadas por grupos humanos complejos, atravesadas por numerosos y complicados problemas de difícil solución; este panorama exige una ciudadanía autónoma y responsable que actúe bajo una ética del permiso que favorezca que los diferentes grupos, diferenciados ética y culturalmente, sean escuchados; es decir, que sean tenidas en cuenta sus aportaciones y estrategias, no sólo a la hora de analizar y reflexionar sobre lo público, sino además a la hora de aportar soluciones. De esta forma, la ciudadanía activa adopta un protagonismo y colabora en el desarrollo de la sociedad más justa e inclusiva para dar soluciones y propuestas encaminadas a paliar la crisis ambiental que el modelo económico imperante ha ido generado. Pero ¿por qué resulta tan difícil la participación responsable en el seno de un estado protector y asistencial?  

La responsabilidad de la ciudadanía activa ante los problemas que acucian al planeta se ve totalmente diluida ya que escapan a sus problemas particulares que, por otro lado, se presentan corporativamente; incluso en la solución de estos problemas particulares, los grupos corporativos excluyen a aquellas personas que, en cierto modo, no ocupan un determinado status dentro del funcionamiento de dichos grupos. Esto significa que, incluso dentro los grupos pequeños en los que se desarrolla la vida cotidiana, el proceso de exclusión y de manipulación vuelve a reproducirse.  

Cada vez hay más ciudadanos/as de todas las edades quieren y necesitan tener voz y capacidad de decisión sobre los temas que les afectan (sobre todo en los países democráticos), y que no están dispuestos/as a ser gobernados/as por un sistema que, en numerosas ocasiones, les excluye a la hora de participar. Hablar de intergeneracionalidad supone hablar de un doble vinculo, el que va implícito en toda relación y el que se da entre los grupos generacionales. El envejecimiento activo entendido como un proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida, integrado por políticas, actitudes y actividades, que hacen que dicho envejecimiento sea saludable para la persona que lo vive y rentable para la sociedad en la que vive, para lo cual recibe de la sociedad conforme a sus necesidades y da a la sociedad según sus capacidades. Es preciso una ciudadanía protagonista de todas las edades que consiga eludir la alienación y la homogeneización de conciencias que caracteriza la actual sociedad de masas en la que reina un conformismo generalizado en torno a una propaganda bien construida e informada. 

Líneas o áreas para reflexionar y enviar los trabajos: 

    • Participación y ciudadanía activa.
    • Acción comunitaria y educación ambiental.
    • Democracia y educación.
    • Pedagogía intergeneracional.
    • Envejecimiento activo